6 claves para un abdomen plano

En la búsqueda de un abdomen plano, muchos se enfrentan a la frustración de no ver resultados a pesar de seguir rutinas de ejercicio intensas y dietas estrictas. La clave está en combinar una nutrición adecuada con ejercicios específicos y hábitos saludables. En este post, te ofrecemos consejos prácticos para desinflamar y reducir la grasa abdominal, así como una lista de alimentos beneficiosos y aquellos que debes evitar.

Consejos para tener una tripa plana

Mantén una dieta equilibrada:

Para tener un abdomen plano una de las cosas más importantes sin lo cual no te va a funcionar nada más, es tu alimentación. Deberás incluir:

  • Proteínas magras: Ayudan a mantener la masa muscular mientras reduces grasa. Incluye pollo, pavo, pescado y legumbres.
  • Fibra: Crucial para una buena digestión y para sentirte saciado. Opta por vegetales, frutas, legumbres y cereales integrales.
  • Grasas saludables: Abogados, nueces, semillas y aceite de oliva son esenciales para la salud y la saciedad.

Hidratación:

Aunque beber mucha agua a priori pueda parecer que hincha el estómago, lo cierto es que a la larga produce el efecto contrario, pues te ayudará a eliminar impurezas y a mantener la tripa deshinchada.

  • Bebe al menos 8 vasos de agua al día. La hidratación adecuada ayuda a mantener la digestión en buen estado y evita la retención de líquidos.

Evita los azúcares refinados y los carbohidratos simples:

  • Estos alimentos pueden provocar picos de insulina y promover el almacenamiento de grasa abdominal. Limita el consumo de dulces, refrescos, panes blancos y pastas para un abdomen plano.

Incorpora ejercicios cardiovasculares y de fuerza:

  • Cardio: Actividades como correr, nadar o andar en bicicleta queman calorías y grasa.
  • Entrenamiento de fuerza: Ayuda a construir músculo, lo que aumenta el metabolismo basal. Incluye ejercicios como sentadillas, planchas y levantamiento de pesas.

Deberás conjugar el cardio y los entrenamientos de fuerza para tener unos abdominales planos y ejercitados.

Reduce el estrés:

  • El estrés crónico aumenta el cortisol, una hormona que puede llevar al aumento de grasa abdominal y te puede impedir mantener plano tu abdomen. Prácticas como el yoga, la meditación o simplemente tomar tiempo para relajarte pueden ser muy beneficiosas.

Duerme lo suficiente:

  • La falta de sueño está relacionada con el aumento de peso y la acumulación de grasa abdominal. Procura dormir entre 7 y 9 horas por noche.